El buen diseño es obvio. El diseño genial es transparente.